EL XIV Congreso Internacional de Ceremonial y Protocolo, se realizará en la ciudad de Tegucigalpa del Municipio del Distrito Central, Departamento de Francisco Morazán.

Tegucigalpa del nahuatl Taguz-galpa, que significa "cerros de plata” es la capital de la actual República de Honduras, su población es de aproximadamente 1.826,534 habitantes (estimación del año 2011).

La extensión territorial de Honduras, comprendiendo todas sus islas, es aproximadamente de 112,492 km2, de los cuales el 99.8% es tierra y el restante 0.2% es agua. Del total de la tierra, cerca de 28.5% tiene vocación agrícola y el 46.4% forestal. Honduras se divide en 18 departamentos y 298 municipios. Tiene fronteras con Guatemala, El Salvador, Nicaragua, y además tiene costas en el océano Pacífico y en el mar Caribe.

Tegucigalpa está ubicada en el centro del país y es su ciudad más grande, también es una de las más grandes de Centroamérica, siendo la segunda más poblada del istmo centroamericano. La Ciudad de Tegucigalpa se encuentra en un altiplano a unos 990 msnm, rodeada de colinas, entre las que se destaca, al norte, el cerro El Picacho (1240 msnm).

Ciudad sede

Tegucigalpa

Tegucigalpa, la capital de Honduras es una urbe cuyos inicios datan de finales del siglo XVI y están relacionados con el descubrimiento de vetas de plata en sus cercanías. Este pasado colonial y minero todavía es palpable en el casco histórico de la ciudad. En 1880 adquirió el título de capital de la República, cuando el presidente Marco Aurelio Soto trasladó la sede del gobierno desde Comayagua.

La “Tegus” de hoy es una interesante mezcla de edificios coloniales, construcciones modernas y ministerios de gobierno esparcidos a lo largo de su montañosa geografía. En realidad, la capital del país está conformada por dos ciudades gemelas apenas separadas por unas calles: Tegucigalpa y Comagüela.

La infraestructura turística está bien desarrollada. Hay muchos cajeros ATM, bancos, cafés y hoteles con conexiones inalámbricas para Internet, servicios de transporte, centros comerciales, bibliotecas y museos. Estas facilidades permiten ir de compras a tiendas exclusivas, cenar en algunos de los mejores restaurantes de Honduras o, como un regalo aparte, acampar en un misterioso y frío bosque nublado de 23,571 hectáreas convertido en parque nacional.